C a u s e W e T r a v e l

Viajeros comprometidos con el mundo

Ruta por Bélgica y Luxemburgo

Estrenamos el año 2017 en Bélgica: una semana en la que recorrimos varias ciudades de este bonito país llegando, incluso, hasta Luxemburgo. Un placer pasear por sus calles, probar su multitud de cervezas y luchar contra el frío con un buen chocolate caliente.

Datos prácticos

Continente Europa
Capital Bélgica – Bruselas
Gran Ducado de Luxemburgo – Luxemburgo
Idiomas Bélgica – Neerlandés, francés y alemán
Gran Ducado de Luxemburgo – francés, luxemburgués y alemán
Moneda Euro
Población Bélgica – 11 millones y medio de habitantes
Gran Ducado de Luxemburgo – 560.000 habitantes
Fecha del viaje 1 enero 2017 – 6 enero 2017

Ruta

Volamos a Bruselas y desde allí alquilamos un coche con Europcar. Los primeros días visitamos el norte de Bélgica y luego nos dirigimos hacia el sur hasta llegar a Luxemburgo. Dejamos la visita de la capital para los últimos días.

Ruta norte A – Bruselas       B – Gante    C – Brujas    D – Torhout
E – Diksmuide       F – Ypres        G – Kortrijk          H – Bruselas
Ruta sur A – Bruselas      B – Durbuy       C – Grutas de Hotton
D – Abadía de Orval        E – Florenville
F – Luxemburgo      G – Dinant          H – Bruselas

Mapa de ruta

Bruselas


El Meininger hotel ocupa una antigua fábrica y se encuentra cerca del canal de Bruselas. Es un hotel juvenil pero que cuenta con amplias habitaciones y todas las comodidades, a un buen precio y a 15 minutos caminando de la Grand Place.

En Rentbynight Aparthotel conseguimos un apartamento para cuatro en un edificio de la calle Rue des Bouchers. Muy recomendable sobretodo por situación y por la relación calidad-precio.

¿Qué hacer en Bruselas?

  • Visitar la Grand Place, el Manekeen y Jeanneke Pis, el Atomium en Hezzel, las galerías Saint Hubert, la bourse, hacer la ruta de los cómics y pasear tranquilamente por el centro. ¡Disfrutar del espectáculo de música y luces de la Grand Place en navidad no tiene precio!

La Grand Place

  • Probar una (o varias) cervezas belgas en los famosos pubs Delirium, Moeder Lambic y Mappa Mundo.
  • Comer una mitraillette en Fritland, muy cerca de la bourse, y probar la comida típica en los restaurantes del barrio de Sainte Catherine como el famoso Fin de Siècle (recomendable!)

Probando una mort subite!

A punto para la mitraillette

 

 

 

 

 

Brujas


¿Qué hacer en Brujas?

  • Hacer un free tour. Nosotros hicimos uno nocturno y aprendimos un montón! Además lo enlazamos con una cata de cervezas en el The Bauhaus hostel and bar. Conseguimos probar la que es considerada mejor cerveza del mundo, la trapense Westvleteren.
  • Tomar un chocolate caliente y una gofre o una crepe en The Old Chocolate House. Y es que no podéis iros del país sin probar alguno de sus chocolates pero tranquilos, no tendréis problema para encontrar chocolaterías o bombonerías en Bélgica porqué son como los bares en España, hay un par en cada calle… Algunas de las marcas más famosas son Godiva o Leonidas, pero hay infinidad así que a disfrutar!

Los campos de Flandes


  • Desde Brujas nos dirigimos al nordeste a hacer una ruta por los campos de Flandes, campos que del 1914 al 1918 fueron escenario de batalla de la Primera Guerra Mundial.
  • La primera parada que hicimos fue una visita a las trincheras en Diskmuide. The trench of death son un conjunto de trincheras belgas bien conservadas que cuentan también con un centro de interpretación que alberga fotografías, vídeos y mucha información. Además cuenta con un buque alemán que también puede visitarse. El centro cierra a las 5pm pero las trincheras pueden verse paseando alrededor del recinto.
  • Después de las trincheras visitamos varios cementerios en los pueblos de Torhout, Ypres y Kortrijk donde reposan los restos de miles de soldados abatidos en combate. El más impresionante fue el cementerio y memorial de Tyne Cot, cerca de Ypres. Este cementerio es el más grande de la Commonwealth en el mundo, con más de 12.000 soldados enterrados y una pared con el nombre de 35000 soldados ingleses desaparecidos. Fue impresionante ver ese día el atardecer en un lugar tan solitario y silencioso.

Cementerio Tyne Cot en Passchendaele

 

Gante


¿Qué hacer en Gante?

  • Visitar la catedral, el castillo, el campanario de Belfort, la iglesia de San Nicolás y el Korenmarkt. Gante es más grande que Brujas pero el casco histórico es más bien pequeño. A nosotros nos pareció más bonita y nos quedamos con ganas de pasar más tiempo.
  • Probar las famosas patatas fritas y un bratwurst en los puestecitos de la calle y si la visitáis en navidad, un vaso de glühwein que es una bebida típica de esa época (vino caliente).

 

Durbuy


  • A Durbuy llegamos de noche, a tiempo de descubrir que estábamos en «la ciudad más pequeña del mundo». En realidad Durbuy es un pueblo con mucho encanto, una villa medieval repleta de hoteles y restaurantes. Turística por lo que el alojamiento no resulta barato. Existe una microcervecería y una fábrica de mermeladas.
  • Durbuy fue nuestro punto de partida a nuestro siguiente objetivo: visitar unas cuevas o grutas.

    Interior de las grutas de Hotton

    De hecho teníamos varias opciones desde allí: Rochefort, Han-sur-Lesse y Hotton. En la época en la que estábamos sólo estaban abiertas las grutas de Hotton así que allí nos dirigimos. Estas grutas fueron descubiertas en el 1958 y la visita permite llegar a caminar a 70 metros bajo el suelo y disfrutar de decenas de estalactitas y estalagmitas. La entrada cuesta 9,50 euros.

  • La siguiente parada fue la abadía de Orval.  Esta abadía fue saqueada y destruida durante la Revolución Francesa, y no se reconstruyó hasta pasada la Primera Guerra Mundial, en 1926. La abadía sigue funcionando y dicen que los monjes cistercienses siguen produciendo su famosa cerveza pero no puede ser visitada si no se realiza un retiro en la misma. Es la única de las abadías trapenses de Bélgica que se puede explorar.

  • Las cervezas trapenses o trapistas son cervezas elaboradas en monasterios trapenses. En Bélgica hay seis de ellos (Orval, Chimay, Westvleteren, Rochefort, Westmalle y Achel), los otros se encuentran en los Países Bajos, Austria, Italia y Estados Unidos. Para considerarse trapense, la cerveza debe cumplir los siguientes requisitos: debe producirse en la abadía, bajo supervisión de la comunidad monástica y los ingresos de su venta deben destinarse al sustento de los monjes y mantenimiento de la abadía.
  • El siguiente destino ya era Luxemburgo, así que paramos a comer en el pequeño pueblo de Florenville.

 

 

Luxemburgo 


  • En Luxemburgo nos alojamos en el Auberge de jeunesse. El albergue es moderno y se encuentra a 10 minutos caminando del centro de Luxemburgo. El alojamiento incluye el desayuno.

Vista desde el balcón

¿Qué hacer en Luxemburgo?

  • Es posible visitar Luxemburgo en un día, aunque la ciudad es grande, el centro es pequeño. De hecho, los alrededores de Luxemburgo dan para mucho más que la propia ciudad.
  • Es obligatorio pasear por el casco viejo, la calle comercial Gran Rue, la plaza de armas y el palacio ducal.
  • Recorrer el balcón más bello de Europa o también denominado Chemin de la Corniche, un paseo peatonal al borde del valle con unas bonitas vistas de la ciudad. También se deben visitar las casamatas, un laberinto de galerías que dieron cobijo a alrededor de 35.000 personas durante la Segunda Guerra Mundial.

 

Dinant


  • De vuelta a Bruselas hicimos una parada para «dinar» en Dinant.
  • Dinant es un pueblo muy bonito,  a orillas del río Mosa. Destaca su ciudadela, a la que se puede acceder en funicular o a través de una escalera de más de 400 peldaños.
  • Dinant es famosa también porqué es la localidad natal del inventor del saxofón, Adolphe Sax.

 

 

 

atw-europa

admin • 13 enero, 2017


Previous Post

Next Post

Deja un comentario

Your email address will not be published / Required fields are marked *